Mahane Yehuda Market

“Cada Pascua subían  a Jerusalén” … Mi emoción va en aumento cuando me doy cuenta de que esa frase bíblica es absolutamente literal en mi viaje en bus desde Tel  Aviv hacia la ciudad de David. Dejo atrás (y abajo) el calor agobiante y húmedo de la costa para cambiarlo por las corrientes de aire fresco de las calles estrechas de Jerusalén. Mis caminatas por la ciudad siempre empiezan o terminan en un lugar: La estación central de buses, en hebreo la tahana merkazit. Y de ahí hacia o desde la Ciudad Vieja por Yafo Street, un boulevard donde el tranvía y los transeúntes hacemos nuestro viaje en medio de cientos de tiendas a cada lado y pasando por lugares de interés, como el mercado Mahane Yehuda.

Este mercado está techado, al menos en su mayor parte, y es uno de estos lugares donde podemos comprar, comer y conocer gente, rodeados de los sabores y olores más típicos de Israel.. La mayoría de los israelíes en lugares como  este hablan algún idioma extranjero, evidentemente el inglés se maneja en cualquier país acostumbrado a recibir turistas, y para mi sorpresa me encuentro con un grupo de chicos en el que uno hablaba un español bastante aceptable y con el que quedé un par de veces luego para visitar Tel Aviv y el Mar muerto. ¿Qué comprar o probar en el mercado? Las granadas, en hebreo rimonim, son el fruto representativo de la fertilidad y es un fruto sagrado presente en las celebraciones judías, pueden beberlo en zumo o comprar las semillas y comerlas como merienda refrescante. Uno de los dulces más conocidos es el de pasta de sémola, Halva, endulzado con miel, algunos contienen granos enteros, para mi gusto es excesivamente dulce, pero para probar algo nuevo está bien. Las pastas de ajonjolí o cacahuetes, los dátiles y demás frutos secos..

dsc_0433-2

El mercado siempre está lleno de gente, pero el jueves en la tarde o el viernes en la mañana una marea de personas se encuentran ahí haciendo las compras para la cena de Shabbat, haciéndote sentir que vas en una especie de procesión por los pasillos del mercado. El ambiente diurno es totalmente distinto al nocturno, cuando el mercado se convierte en sitio de reunión de los jóvenes, quienes entre la música, las bebidas y el bullicio, disfrutan de su cena. Soy de las que cree que una sociedad dice mucho de sí misma en sus mercados, estos son como el alma de cada ciudad, así que les diría que la visita a este mercado es obligatoria. Si se animan a visitarlo de noche, pueden cenar en Pepito`s, los chicos son latinos, así que les podrán atender en español y la comida es excelente, igual que la música del local. No se arrepentirán.

dsc_0531

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s